Funciones de la dirección de una empresa

Parece ser que Séneca ya definió la función básica de la gerencia cuando dijo “No hay vientos favorables para quien desconoce su rumbo”… Aprovechando el símil náutico y si le añadimos: “El pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie y el realista ajusta las velas…”, entonces, tenemos la perfecta descripción de las funciones de la dirección de una empresa: Marcar el rumbo y ser proactivos para alinear a toda la empresa con su objetivo.

Es admirable como la mayoría de la gerencia de las pymes aplican estas directrices de manera meramente intuitiva haciendo valer su capacidad emprendedora y negociadora. Pero llega un momento en que la intuición no basta y existen herramientas de gestión que ayudan, potencian y mejoran la gestión de la dirección. Y esta herramienta de dirección realista y profesional es el control Presupuestario.

El control presupuestario

El control presupuestario es la herramienta de gestión más importante que tiene el gerente y no debe considerarse como algo de finanzas exclusivamente.

Realizar el presupuesto y analizar las desviaciones con la realidad es la manera más realista de gestionar la empresa marcando el rumbo y ajustando las velas.

Porque un sistema de control presupuestario nos va a permitir conseguir, de una manera sencilla, tres puntos esenciales de la gestión de la empresa.

Tres objetivos a conseguir por parte de la dirección de la empresa

  1. Plasmar los compromisos de la dirección y alinear a todo el personal con la consecución de los objetivos.
    Concretar las ideas, estrategias, objetivos y decisiones de la gerencia en un documento y en una cuenta de resultados es la manera más ágil y útil de comunicar los objetivos y alinear a toda la empresa para conseguirlos. Hay que señalar que elaborar el presupuesto aumenta la vinculación y compromiso porque intervienen todos los departamentos.
    .
  2. Controlar sistemáticamente los márgenes de nuestras operaciones y acciones.
    El resultado final es la combinación de muchos factores y es esencial tenerlos a la vista y saber cómo influyen para tocar las teclas adecuadas en cada momento. No podemos esperar al final de año para descubrir que a pesar de nuestras buenas ventas los márgenes no han sido los esperados y empezar el análisis. El presupuesto permite controlar los márgenes aplicando procedimientos, pautas y responsabilidades en cada fase de nuestra gestión y reflejarlos en el resultado sin necesidad de esperar a un análisis en profundidad.
    .
  3. Tener una visibilidad clara, documentada y analizada de las desviaciones para ajustar nuestros procesos y corregir nuestras decisiones si es necesario.
    Cuando analicemos las desviaciones (o aciertos) con lo que hayamos presupuestado lo importante es saber porqué nos hemos desviado (o acertado). Ser activo para superar las dificultades es muy loable pero como dice Marc Márquez: “Cuando te caes, la clave no es el miedo a seguir sino saber porqué te has caído. Si no lo sabes estás perdido”. Tenemos que saber qué es lo que tenemos que corregir a la hora de actuar o de planificar. Si no, estaremos perdidos sin ajustar las velas correctamente.

Quizás los amantes a la navegación lo tengan más fácil a la hora de aplicar las recomendaciones de Séneca, pero por si acaso para los demás un buen control presupuestario seguro que se lo facilita…

Si tienes alguna duda, consulta o quieres que te ayudemos a definir el control presupuestario, ponte en contacto con nosotros.

El apoyo de un consultor de gestión empresarial facilita las tareas y permite conseguir los objetivos empresariales de un modo más ágil y rápido.

Autor:

Jose María Fita
Jose María FitaConsultor de Gestión