Inmersión, conocimiento y soluciones artesanas

La velocidad, a la que se producen los cambios en todos los aspectos, son una constante. La consultoría de gestión empresarial en todos los ámbitos es cada vez más necesaria y ofrece la ayuda adecuada a las necesidades concretas del Empresario. La consultoría en Iberdac, centra sus esfuerzos en aplicar soluciones para las empresas, en el más amplio espectro, en la estrategia y gestión de sus diferentes áreas o departamentos.

Ofrecemos una visión externa a la empresa, exenta de la parte emocional, que permite dar un tratamiento objetivo no condicionado por las circunstancias y su dinámica, que ayuda a identificar los problemas y las oportunidades, ofreciendo soluciones únicas (artesanas) en cada ocasión.

El objetivo es por tanto, la excelencia empresarial, en la que tiene una vital relevancia, además de otros factores propios de la gestión y estructura empresarial, la calidad de vida del empresario.

La gestión del cambio tiene como meta, una organización más competitiva y más rentable, que permita generar recursos con la mejora de vida de las personas, conciliando el trabajo, la familia y el tiempo libre, necesario para una buena calidad de vida, que repercutirá en más rentabilidad para la empresa y para el empresario.

En Iberdac tenemos en cuenta todos estos factores.

El primero de nuestros retos pasa por la inmersión. Un amplio conocimiento del cliente y de su mercado pasa por un análisis en todos los departamentos de la empresa. Nuestro equipo de analistas, se sumerge en la vida diaria de las empresas y desde una visión no condicionada, llega a todos los rincones de estas, descubriendo en ellos las virtudes y los defectos. Esto se pone de manifiesto, en un informe ad hoc, que servirá de base para su estudio y aplicación de medidas, potenciadoras o correctoras. Saber identificar y potenciar valores ocultos o poco explotados, es tan importante como la aplicación de las medidas correctoras y aportan a nuestro trabajo y a quien lo recibe un equilibrio necesario entre lo que se puede mejorar y lo que está bien. Crear una situación adecuada para una buena gestión del cambio.

El conocimiento, necesario para identificar las necesidades y las oportunidades de negocio en las empresas, debe ir acompañado de habilidades: Empatía, inteligencia emocional, trabajo en equipo, capacidad de influencia, liderazgo y creatividad, son sólo un ejemplo de lo que se puede conseguir de una estrecha relación del consultor con el cliente. Esto da como resultado, mejores soluciones que perdurarán en el tiempo.

Cuando hablamos de soluciones, en Iberdac identificamos éstas con un trabajo artesanal. No existen dos cosas totalmente iguales, al igual que no existen dos clientes iguales. Los sectores determinan factores comunes a todas las empresas que desarrollan su actividad en ellos, pero la visión de cada empresa y de cada empresario, es única. Requiere de soluciones únicas y de un trabajo personalizado, adaptado a las misma.

Visión externa y global, necesaria para entender los cambios y descubrir las oportunidades que estos traen consigo. Conocimientos y traslación en técnicas, métodos y estrategias que se convierten en soluciones, desde una postura objetiva, clara y participativa.

En Iberdac somos conscientes de la cada vez más alta exigencia por parte del cliente, con una demanda de equipos más especializados y preparados, capaces de ofrecer un asesoramiento integral y un acompañamiento en el desarrollo y ejecución de la estrategia. Esto permite ir ajustando los procedimientos, anticipar tendencias y resolver problemas, aportando dinamismo, para el que resultado previsto, nunca sea una sorpresa.

Autor:

Ángel Renero Simal
Ángel Renero SimalDelegado de Gestión