MÁS OBJETIVOS, MÁS RESULTADOS, MÁS INCENTIVOS

Citius, altius, fortius es el lema de los juegos olímpicos de la era moderna que significa, Más rápido, Más alto, Más fuerte 

Desde el punto de vista de la gestión de pymes, si hay algo que se puede agradecer al Covid19 es que haya visualizado que la empresa necesita y puede gobernarse controlando los resultados más que controlando las tareas y la presencia de las personas. También ha mostrado que las personas agradecemos la posibilidad del teletrabajo, bien organizado, alternándolo con la presencialidad. 

Es por eso que, a partir de ahora, el lema de la empresa debería ser: “s objetivos, s resultados, Más incentivos 

En realidad, esto es algo que ya existía en algunas grandes empresas pero que se ha democratizado por la implantación de las telecomunicaciones e informática y catalizado por la pandemiaPara consolidar esta tendencia y mantenerse competitivas, las empresas deben estar orientadas a objetivos y medir claramente los resultados obtenidos y especialmente en lo que se refiere a la remuneración de las personas. 

Estamos de acuerdo en que cada vez más el factor humano, las personas, son claves para desarrollar la actividad de la empresa. Mantener un buen clima laboral nos permite captar el personal cualificado y competente y fidelizarlo en la medida de lo posible. 

Hasta la fecha, el factor primordial para conseguir un buen clima laboral consistía en tener una buena valoración del personal lo más objetiva posible y que tradujera en una remuneración acorde con esa valoración. Ahora que hemos visto que es viable, hay que añadirle la jornada laboral flexible en cualquiera de sus variantes y las que están por regular. 

Esto se traduce en tener claros los objetivos globales de la empresa y poder traducirlos a todos los puestos de trabajoa tener métricas de manera rápida y fiable y, por último pero no menos importante, a tener un sistema de remuneración por objetivos para el personal a todos los niveles. 

Tener un control sobre los resultados en lugar de sobre factores presenciales nos permite combinar una remuneración variable respecto a objetivos junto con una flexibilidad horaria que la gente agradece y valora muy positivamente. Estos dos ingredientes son la base de un buen clima laboral que retroalimenta la consecución de los objetivos empresariales y la adaptación a nuevas formas de negocio. El personal percibe que se le valora de una manera más objetiva, tiene mayor flexibilidad para combinar la vida personal y profesional. 

Cualquier empresa puede (y debe) implantar un sistema por objetivos, un control de los resultados y un programa de incentivos vinculado a estos para ser más rápidos, llegar más lejos, y ser más fuertes. Es cuestión de buscar los recursos competentes internos o externos para ponerlos en marcha.

 

José María Fita

Consultor Estratégico de Gestión

josefita@iberdac.com

 

¡Suscríbete a nuestro Blog para recibir más artículos como éste!